Contenedores en terminal portuaria de China

Superávit comercial chino se dispara en 2015

Según los datos publicados por la Administración de Aduanas de China, el comercio exterior chino continua mostrando signos de debilidad en el mes de abril de 2015. En comparación interanual, las importaciones de abril se contrajeron un 16,2% mientras que las exportaciones lo hicieron en un 6,4%.

Por contra, el superávit comercial se incrementa un 85% en comparación con el mismo mes del año anterior.

A pesar de que esta bajada en las exportaciones, y la del mes de marzo que fue más pronunciada, las exportaciones chinas durante el primer cuatrimestre del año continúan siendo superiores a las del año 2014 en un 1,8%.

Las importaciones chinas sin embargo muestran una fuerte reducción interanual tanto mensual como en el cuatrimestre. En el cómputo de los 4 meses de 2015 la reducción es de el 17%.

La alarma en los medios de comunicación

Leyendo los titulares de diferentes medios, continúa la sensación de alarma ante la desaceleración del comercio exterior chino. Podemos encontrar titulares como “aterrizaje forzoso”, “caída libre”, “caída inesperada”, …

A nuestro entender, tal y como hemos comentado en anteriores artículos, la situación no es tan alarmante. Obviamente, los datos muestran una debilidad a la que no estamos acostumbrados. Atrás quedaron los años de fuertes crecimientos de dos dígitos en las exportaciones.

Pero a fecha de hoy, los datos siguen mostrando un crecimiento interanual de las exportaciones, a pesar del efecto precio y de la caída de monedas como el Euro y el Rublo, mercados importantes para las empresas chinas.

La fuerte bajada del Euro es, sin lugar a duda uno de los grandes problemas que debe afrontar el comercio exterior chino. En abril, las  ventas chinas a Europa tuvieron un retroceso del 10%.

En estos momentos China está importando deflación debido a la caída de los precios de los productos energéticos y las principales materias primas. Esa es la principal causa de la caída de sus importaciones. La segunda causa de de la bajada de las importaciones se encuentra en su mercado inmobiliario. El parón que se ha producido en el sector, por la sobreoferta acumulada, ha hecho que baje fuertemente la demanda interna de determinados materiales destinados a la construcción.

Obviamente, la reducción de costes que produce la caída de precios de las materias primas hace que los precios de venta también tengan una tendencia bajista. Como consecuencia, China re-exporta la deflación previamente importada. A pesar de la bajada de los precios de las exportaciones chinas, el volumen en dólares continúa siendo superior al del año previo.

El superávit comercial chino por la nubes

La menor inversión en el mercado inmobiliario junto con la caída de los precios de las materias primas han provocado que, a pesar del tímido crecimiento de las exportaciones en el cuatrimestre, el superávit comercial se haya disparado.

En el mes de abril la balanza comercial china mejoró un 85% con respecto a mismo mes del año anterior. Si lo que comparamos es el primer cuatrimestre del año, el superávit comercial chino ha crecido un 240% hasta los 163.700 millones de dólares.

Este incremento también puede deberse a una tendencia hacia la exportación de productos de mayor valor añadido, tal y como es el objetivo del gobierno chino y como se puede apreciar en los datos estadísticos, por ejemplo de importaciones de China a España o  exportaciones chinas a México, donde vemos como los productos chinos de valor añadido van tomando cada vez mayor protagonismo.

Valorar estos datos de una forma tan negativa como estamos leyendo en la mayoría de los medios nos resulta sorprendente. China en 2015 está ganando más dinero con su comercio exterior, no un poco más, sino 3,4 veces lo que ganó en el año anterior.

Quizás una de las causas sea la crisis inmobiliaria que, en ningún caso creemos que pueda compararse con la que se ha dado en algunos países occidentales como EEUU o España. El proceso acelerado de urbanización y el fuerte crecimiento de la clase media china permitirán absorber el exceso de oferta inmobiliaria, algo que en occidente no va a ser posible.

Me da la impresión de que no es la economía china la que debe de preocuparnos si no la débil demanda de los países occidentales y los problemas de liquidez que no acaban de solucionarse, pese a los continuos programas de expansión cuantitativa. Esa liquidez que aquí nos falta se está acumulando en manos chinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *