Productos chinos y la imagen del importador

Empresas grandes y pequeñas se han lanzado a la compra de productos chinos o la producción de sus productos en el país asíatico. Los bajos costes salariales, la calidad de la mano de obra y los tipos de cambio actuales permiten obtener unos precios especialmente competitivos e incrementar los márgenes del negocio.

Por ejemplo, grandes empresas de nuevas tecnologías como Apple, Nokia, Dell y un largo etcetera producen o importan gran parte de sus productos en o de China. No hay que olvidar que, producir en China puede suponer una reducción del coste final de hasta un 30%.

La otra cara de esta moneda son las consecuencias sociales que esto provoca en China. Para conseguir estos costes, las condiciones sociolaborales en las fábricas chinas están muy alejadas de las occidentales. Jornadas de 60 horas semanales, un único día libre a la semana, violación de los derechos de los trabajadores, empleos sin contratos, …

Recientemente, hemos podido leer en la prensa numerosas noticias sobre suicidios en las empresas chinas que producen para grandes multinacionales de la tecnología. El tema de la responsabilidad social de estas empresas se ha puesto sobre la mesa y ha generado un debate considerable en los principales países destino de sus productos.

La imagen de algunas marcas se ha visto afectada por este debate y las empresas han reaccionado rapidamente para contrarestar la situación. En algunos casos ha provocado cambios sustanciales en la situación laboral de las empresas productoras. Por ejemplo, el salario de los trabajadores de la empresa Foxcom  (fabricante de componentes para Apple y Hp entre otros) ha subido un 64% hasta casi 300$ mensuales.

Los grandes importadores desde China han empezado a implantar auditorias de responsabilidad social que buscan garantizar unas mínimas condiciones laborales de los trabajadores de sus proveedores chinos. Igualmente, han aumentado significativamente las inspecciones de calidad.

Con la combinación de auditorías de responsabilidad social e inspecciones de calidad, los importadores de China buscan garantías, tanto en el resultado final de sus productos como en los efectos que la importación desde China tiene sobre su imagen de marca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *