Calcular el coste de una importación desde China

El coste de la importación

Cuando alguien se decide a importar por primera vez desde China lo primero que suele hacer es buscar su producto en alguna web china para hacerse una idea del precio de costo. En muchas ocasiones, debido a la falta de experiencia, el potencial importador se queda sorprendido de los bajos precios y, rápidamente, hace cuentas del suculento margen que puede obtener de la operación de importación.

Posteriormente, la realidad le descubrirá que el precio de compra del producto en China no es más que uno de los costes a tener en cuenta y que, el margen es más ajustado que lo pensado en un principio, cuando no resulta que la operación no tiene sentido económico.

Los costes que debemos tener en cuenta a la hora de importar

A grosso modo, los costes que debemos de tener en cuenta a la hora de importar de china son los siguientes:

  1. El precio del producto en origen
  2. Los costes de transporte y seguros
  3. Aranceles e impuestos

La importancia de cada uno de ellos varía según las características del producto y las políticas arancelarias del país de destino para ese producto.

Por ejemplo, si vamos a importar granito nos encontraremos con que el coste de transporte adquiere una gran importancia dado su precio y su peso. Igualmente, si se nos ocurre importar colchones veremos que su volumen hace que se encarezca sustancialmente el transporte. En el otro extremo, si importamos algún tipo de microchip el transporte tendrá poca importancia en el precio final de cada unidad.

En cuanto a los aranceles e impuestos nos encontramos con una situación similar. Dependiendo del producto y el país de destino podemos encontrarnos con aranceles cercanos a cero o superiores al 100%. Por poner un ejemplo, las bicicletas chinas están sujetas a medidas antidumping en la Unión Europea, y esto hace que su importación sea prácticamente inviable.

El precio del producto

Cuando solicitamos cotización a un proveedor chino lo más habitual es que nos de un precio FOB en dólares americanos.

Un “precio FOB” es el precio de la mercancía puesta en el barco que la ha de transportar. Se trata de un Incoterm que determina que el vendedor se hace cargo de todos los gastos hasta embarcar la mercancía.

En nuestra opinión, la mejor opción a la hora de importar de China es FOB.  En caso de que las condiciones que te ofrece tu proveedor chino no sean FOB, debes de tener claro que implica el incoterm que te está ofreciendo para que puedas calcular tus costes. Si no entiendes los incoterms lee este artículo que los explica.

La segunda cuestión a tener en cuenta en el precio del producto es el tipo de cambio. Salvo que tu país tenga una economía dolarizada, el tipo de cambio de tu moneda con respecto al dolar estará sujeto a variaciones. Por tanto, el coste final dependerá del tipo de cambio vigente en el momento de realizar los pagos. Si tu moneda se aprecia con respecto al dolar la mercancía se abarata, y se encarece si tu moneda se deprecia.

Los costes de transporte

Como ya hemos mencionado, el coste de transporte puede ser un factor importante según el tipo de mercancía. El importe a pagar por el transporte depende de muchos factores como el incoterm, el tipo de transporte elegido y la cotización de los fletes en ese momento.

Como ya hemos comentado en el apartado anterior, recomendamos importar FOB, eso implica que nosotros nos haremos cargo del transporte desde el puerto de origen hasta el destino de la mercancía. Debemos de tener en cuenta no sólo el transporte hasta nuestro país, si no también desde la aduana hasta el almacén de destino.

Como norma general, el transporte más económico es el marítimo aunque también es el que tiene un plazo de entrega mayor. Además, el coste de transporte por unidad disminuye en la medida en que alcanzamos un volumen mayor. Obviamente, la opción más barata, por unidad de compra, consiste en llenar un contenedor de 40 pies, cosa que rara vez se cumple en un primera importación.

Según el volumen, peso y la disponibilidad de tiempo, se puede optar por otras formas de transporte como el aéreo o las mensajerías aunque, estas opciones casi siempre resultan más caras.

Si nuestra compra no alcanza a llenar medio contenedor, suele salir más económico utilizar un servicio de grupaje o transporte LCL (less than container load). Se trata de empresas que agrupan nuestra mercancía con otras dentro de un contenedor y, en el puerto de destino, las desagrupan y distribuyen a sus diferentes destinatarios. Si el volumen de nuestra compra alcanza medio contenedor, generalmente resulta más económico enviar un contenedor medio vacío que utilizar los servicios LCL.

Como hemos mencionado, no hay que olvidar el coste de transporte en el país de destino. Este puede resultar más o menos relevante en función de la distancia desde el puerto, o aeropuerto, hasta el punto final de entrega de la mercancía.

En cuanto al seguro, es recomendable asegurar la mercancía y su importe no suele ser relevante dentro del coste final del producto.

Aranceles e impuestos

En general, todos los productos deben liquidar un arancel en la aduana del país de destino. Este arancel varía mucho en función del producto y los países de origen y destino de la mercancía. Si quieres mayor información al respecto, puedes leer los artículos que escribimos sobre los costes de aduanas y el HS-code.calcular los aranceles de una importación

Para determinar el importe a pagar, deberás de conocer cual es el tipo aplicable. Una vez conocido el tipo, deberás aplicarlo al coste CIF de la mercancía. Es decir, al coste total de la mercancía puesta en la aduana de destino. En caso de realizar una importación FOB, el coste CIF será la suma del el precio FOB y el flete.

Finalmente, hay que tener en cuenta que en la mayoría de los países, al ingresar una mercancía del exterior, deberemos pagar el Impuesto de Valor Añadido (o Agregado, la terminología varía según los países). Este impuesto no supone un coste, dado que posteriormente se recupera al realizar las oportunas liquidaciones de impuestos. No obstante, no hay que olvidar que es necesario realizar el desembolso de ese importe.

La figura del transitario

En caso de que se trate de su primera importación, le recomendamos que utilice los servicios de un transitario. Estas empresas se encargan de realizar todas las gestiones de transporte y trámites aduaneros.

De esta forma usted no debe encargarse de contratar el flete, el transporte desde el puerto hasta el destino, agente de aduanas, seguro, …

El transitario le ofrecerá un presupuesto que incluye todas estas gestiones y le liberará de un montón de trámites complicados para alguien sin experiencia. Todas las importaciones que realizamos las hacemos utilizando los servicios de un transitario o forwarder.

Existen muchas empresas en este sector y lo adecuado es solicitar presupuesto a varias de ellas porque puede encontrarse diferencias importantes de precio.

En general, los transitarios se ofrecen a llevarle mercancías a cualquier destino pero, en muchos casos, no tienen oficina en el puerto de destino y, por tanto, subcontratan ciertas tareas a otras empresas. Nosotros le recomendamos que utilice un transitario con oficina en el puerto de destino dado que, si surge algún problema es mejor que usted tenga comunicación directa con quien debe solucionarlo.

Otros costes de la importación

Si bien los costes más importantes son los tres que hemos comentado, existen otros costes de menor importancia o que resultan optativos, como los financieros, la gestión de muestras y las inspecciones.

Por un lado, las operaciones internacionales en divisas tienen unos costes de comisiones relativamente elevados. Por otro, debe de tener en cuenta que al realizar una importación usted debe de realizar los pagos bastante antes de recibir la mercancía. Por contra, si usted realiza la compra en su propio país realizará los pagos con posterioridad a recibir la mercancía. Esto supone un coste financiero que debe de tener en cuenta.

Una vez que se llega a un acuerdo sobre las características y precio del producto a importar, debe de solicitarse muestras al proveedor para poder evaluar la calidad del producto que vamos a comprar. Obviamente, esto no es posible para cualquier producto pero, es recomendable hacerlo siempre que sea posible. El coste se suele limitar a la mensajería que efectúa el porte de la muestra.

En cuanto a las inspecciones en origen, es recomendable realizarlas antes de realizar el pago de la mercancía siempre que el importe total de la importación compense el coste de la inspección. Para la operaciones de menor importe no suele compensar realizar inspección y, en ese caso, le recomendamos que tenga especial cuidado a la hora de realizar la búsqueda de proveedores y a la hora de evaluar las muestras.

Un pensamiento en “El coste de la importación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *