Comprar en China ahora más seguro

Recientemente leí la noticia de que Alibaba había gastado 130 millones de euros para luchar contra los productos falsificados. Si el monto económico llama la atención, también resulta sorprendente el hecho de que la propia empresa ha penalizado a 131.000 tiendas chinas que utilizaban su portal para vender estos productos.

Supongo que para el comprador medio esto no aporta ninguna ventaja, al fin y al cabo, quien busca productos de marcas a precios muy bajos ya sabe que está comprando falsificaciones. El problema que más habitualmente tiene que enfrentar alguien que intenta importar de China por su cuenta es el fraude. Y no nos referimos al fraude a los propietarios de las marcas sino al comprador.

Resulta complicado comprar en China a través de un portal de internet, sin conocer al proveedor y teniendo que pagar por adelantado la mercancía que recibirás mucho tiempo después. Hace años que Alibaba reconoció que existía un importante nivel de fraude entre los vendedores chinos que se anuncian en su portal. Entre los fabricantes chinos que se anuncian en Alibaba podemos encontrar empresas serias, otras no tan serias y estafadores. Eso si, hay que entender que una “empresa seria” china no es exactamente lo que entendemos por una empresa seria occidental.

Para empezar, el chino siempre dice “sí”. Fabrica el producto, puede adaptarlo a lo que tu quieres, puede fabricarlo para la fecha que lo necesitas y es capaz de hacerlo llegar a destialibabano de forma barata y rápida. Más adelante se irá comprobando que muchos de esos “si” se convertirán en “no”. Pero esto es una cuestión cultural a la que alguien que quiere comprar en China debe de adaptarse.

Luego tenemos a los proveedores no tan serios. En este grupo podemos englobar a empresas chinas que utilizan artimañas que van más allá de las diferencias culturales y que, buscan engañar al comprador. Por ejemplo, una práctica habitual es enviar unas muestras del producto que no se corresponden con la calidad del producto final. No se trata de que se retrase en los plazos de entrega o los costes del transporte no sean los que te explicó en su mail, estamos hablando de que el producto final no sea lo que el comprador pagó y que, tal vez, no sirvan para el fin que se compraron, aparte de que la relación calidad/precio diste mucho de la esperada.

Finalmente está el grupo de los estafadores. Empresas o individuos que no producen nada, que no entregan ningún producto y cuyo único fin es estafar. Existen en Alibaba infinidad de tiendas chinas fantasma. En muchos casos utilizan webs que simulan la de una empresa real y, en algunos casos, utilizan el nombre de empresas chinas reales. Nos ha ocurrido intentar concertar una cita con una empresa para visitarla antes de realizar el pedido y, encontrarnos que no tenían noticia alguna de nuestras negociaciones ni conocían al vendedor con el que habíamos contactado. Para aquellos que intentan comprar sin ni tan siquiera visitar al fabricante, resulta a veces complicado identificar a estos estafadores. En algunos casos, sus espectaculares ofertas o el hecho de querer cobrar la venta en una cuenta que no está a nombre de la empresa vendedora y que es de un banco hongkonés pueden ser un indicio de que algo no va bien.

En definitiva, creo que el esfuerzo de Alibaba por combatir los productos pirata tiene más que ver con mejorar su imagen tras su salida a bolsa que con la protección de los importadores. Comprar en China no es más seguro porque eliminen las falsificaciones, lo verdaderamente importante para quien quiere importar de china es que eliminen el fraude.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *