Panorámica del cerro Mutun

Adjudicado el proyecto siderúrgico de El Mutún

Hace unos meses comentamos que diferentes empresas chinas estaban evaluando la posibilidad de invertir en el proyecto siderúrgico boliviano de El Mutún. El gobierno de Bolivia intentaba buscar un nuevo socio para el proyecto después del fracaso del acuerdo con la empresa india Jindal.

Se trata de un proyecto de gran importancia para Bolivia por la importancia de las reservas estimadas, especialmente de hierro pero también de manganeso. Se calculan en 40.000 millones de toneladas de mineral de hierro y 10.000 millones de manganeso.

El proyecto contempla no sólo la extracción del mineral sino también su procesamiento y, por tanto, requiere de una importante inversión de capital que deberá ser aportado por el concesionario.

La china Sinosteel se adjudica el proyecto

En el año 2007 se produjo la primera adjudicación, en este caso a la empresa india Jindal pero, años después el acuerdo fue denunciado por el gobierno boliviano por incumplimiento de las inversiones previstas. No obstante, la empresa india recurrió al arbitraje argumentando que su incumplimiento se debió a la falta de inversiones que la parte boliviana no acometió.

En los primeros meses de 2015 diferentes empresas chinas evaluaron las posibilidades del yacimiento para determinar sus ofertas para el desarrollo del proyecto. Finalmente se presentaron ofertas por parte de la empresa pública Sinosteel y la privada Henan Complant Mechanical, también China. La adjudicación a Sinosteel fue realizada por unanimidad.

Inversión para industrializar el yacimiento

El fin de la concesión es que la empresa concesionaria realice inversiones para el procesamiento del mineral.imagen de mina de El Mutún

Por un lado se construirá una planta de peletización en la cual el mineral se convertirá en pequeñas esferas de hierra. Por otro lado se construirá una acería de colada continua y una planta de laminación con una capacidad de producción de 150.000 toneladas de laminados de acero en los próximos 10 años, material ampliamente utilizado en construcción. La inversión esperada ronda los 450 millones de dólares.

Con esta planta se espera cubrir buena parte de la demanda interna de Bolivia que, actualmente es cubierta mediante la importación, principalmente de Brasil y Perú.

Para evitar una nueva controversia como la producida anteriormente con Jindal, se ha establecido un plazo de 100 días para el inicio de las operaciones y se ha acordado la contratación de una tercera empresa que será la encargada de supervisar el desarrollo del proyecto por parte de la empresa china.

 

Este nuevo proyecto aumenta la inversión China en Bolivia que ha sido, en los últimos años, menor a la realizada en otros países de América Latina. Existen otros proyectos de inversión china en Bolivia como la construcción de una fábrica de computadoras, construcción de ferrocarriles y carreteras o el lanzamiento de un satélite boliviano fabricado por China.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *